La música nos salvará la vida

Me encuentro, como Rodrigo Fresán en la introducción de este libro, con la dificultad de hablar a la vez de un escritor, un músico y un disco (o muchos) para intentar, siquiera, explicar por qué me parece fascinante casi todo lo que sale de la imaginación de Mark Oliver Everett, también conocido como Mister E, o E, sin más. Es el líder de una banda llamada EELS y escribió un libro de título bien poco transparente: Cosas que los nietos deberían saber. Lo publicó Blackie Books en noviembre de 2009 y desde entonces dicen que llevan 14 ediciones.

LibroNietos

No es de extrañar: el libro es indescriptible e incatalogable, pero se lee con devoción, con el aliento contenido, con la ceja enarcada, buscando desesperadamente un chisme que nos permita escuchar las canciones que se mencionan, deseando que nunca termine o anhelando una nueva lectura que seguro nos proporcionará sentidos diferentes. Blackie Books ha hecho de semejante relato otra delicada muestra de su buen hacer: a la tapa dura habitual de sus obras, con las guardas en indiana y el cuidado diseño de la cubierta ha añadido una faja desplegable que contiene información fundamental para quedar definitivamente seducido por esta especie de “carta al futuro”. En esta faja cabe de todo: una sucinta biografía de Mister E que a nadie dejará indiferente, una reproducción de las cubiertas de los discos de EELS, desde 1996 hasta 2013; un listado de 10 cosas que no sabíamos de Mark Oliver Everett, una foto del autor con su característica barba y dos opiniones que no pueden ser pasadas por alto: la de Pete Townshend, que asegura que es “uno de los mejores libros jamás escritos por un artista” y la del citado Rodrigo Fresán, que clava la definición: “el mejor libro de autoayuda que no intenta ayudar a nadie pero que lo consigue casi sin proponérselo”.

Este libro perplejo, repleto de vitalidad a pesar de que la muerte planee sin cesar por sus páginas, está escrito por un tipo al que hoy despacharían con la etiqueta de hipster por las pintas que se gasta: barbas, gafas de pasta y perro de compañía. En el vídeo de uno de los conciertos que dieron en el Royal Albert Hall de Londres tiene el aspecto de un antisocial cantando con ansia que le gustan los pájaros con la misma naturalidad con la que da a entender que no puede con el género humano. La música luminosa, sus “canciones tristemente felices” (Fresán dixit), son el complemento sonoro que proporciona una lectura completa a esta biografía repleta de desgracias, en las que la música se ha revelado como una verdadera “novocaína para el alma”, título de una de las canciones de EELS que mejor pueden resumir a este tipo inclasificable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s