Nacer para martillo

Un periodista alemán que desde hace unos años escribe literatura para jóvenes. Una novela protagonizada por chavales que se puede leer en clave de reportaje periodístico. Una ficción muy bien planteada que parece una crónica. Una mezcla de géneros, al final, que conforma una novela narrada en primera persona, con una derivada epistolar, y que despertará el interés de todas las edades, en cualquier país, pero especialmente en las sociedades sensibilizadas con la realidad de los inmigrantes. Dirk Reinhardt es el nombre del periodista; Train Kids, el título de la novela, y Miguel, Jaz, Fernando, Ángel y  Emilio son los protagonistas de esta historia casi de terror (por lo que cuenta, no por el género).

train-kids

Cada lector se puede imaginar hoy a Oliver Twist cuando ve las noticias del periódico o del telediario: extrayendo coltán en minas centroafricanas, prostituyéndose en el sudeste asiático, trapicheando en cualquier suburbio del llamado “mundo desarrollado”, intentando huir de la miseria cotidiana en pos del dinero que se puede ganar sin necesidad de dejarse la piel ni la dignidad en cada centavo. En la novela de Reinhardt, Oliver Twist intenta alcanzar la frontera estadounidense cruzando México desde su Guatemala natal. Sus compañeros de viaje vienen de Honduras, El Salvador o cualquier otro de los estados sometidos a la miseria por la injusticia de la Historia y las iniquidades de los gobernantes. Es una historia dura, narrada sin concesiones. Es la épica de la gente corriente, de los parias de una sociedad que aspiran simplemente a pasar desapercibidos un día, integrados, sin experimentar el temor permanente de ser capturados por quien sea: fuerzas del orden, maleantes de variado pelaje, zetas, narcos…

La novela la cuenta en primera persona Miguel, un joven guatemalteco que quiere volver a ver a su madre, establecida en Los Ángeles y que se fue dejando al protagonista y su hermana Juana, alimentando regularmente la promesa de juntarse un día todos de nuevo. La potencia de las historias narradas en primera persona se instala desde la primera página, desde la frase inicial. No dejan de ocurrirle cosas al narrador y sus cuitas acaban siendo las del lector, que participa de sus temores, sorpresas y anhelos casi en cada página. Todo un acierto del autor, que apoya este planteamiento tan fresco en unas cartas, pocas, que le permiten abrochar del todo la historia pero que se antojan artificiosas, casi prescindibles.

Es una road movie con un tren, o muchos trenes, como paisaje. Es un western crepuscular a la conquista de un Oeste ya descubierto, donde sobran pioneros y los sheriff están omnipresentes, como los forajidos. Es la película perfecta para Ken Loach, que con guión de Paul Laverty sería capaz de sacar petróleo de una historia de amor minúscula que lucha por asomar la cabeza.

“Aquí no se’n surt ningú sense prendre mal, encara que siguis un sant”, dice Fernando en la página 301, cuando parecía que no había espacio ya para más penalidades. Todo es verosímil, y lo que es peor, todo ha ocurrido. En el epílogo, donde Reinhardt retoma el protagonismo y desgrana qué historias pueden haber desencadenado esta ficción, resuena en mi memoria ese estribillo de Pedro Navaja de “si naciste pa martillo del cielo te caen los clavos” e intento conjurarlo acordándome de de una frase muy del final, que quiere asustar tanto determinismo: “el destí penja d’uns fils imperceptibles, tan fins i prims que no es poden veure”.

Son los mismos hilos que ponen en marcha todo el engranaje de esta novela altamente recomendable, más allá de su etiqueta de literatura juvenil.

Train Kids está en edición catalana en la colección Nandibú Jove, de Pagès Editors, con traducción de Montserrat Franquesa Gòdia, y en castellano la ha publicado la Editorial Milenio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s